Tamar Colectividades: Restauración Colectiva y Facilities Services

¿Qué es un Nutriente?

De forma sencilla, podemos definir nutriente como una sustancia química contenida de forma natural en un alimento, y que nuestro organismo lo utiliza para su desarrollo, mantenimiento y funcionamiento.
Los nutrientes se encuentran dispersos por la naturaleza formando parte de elementos de lo más diverso, pero en el momento en el que dichos elementos son elegidos por un ser vivo para obtener los nutrientes que necesita, pasa a denominarse alimento, y el proceso por el cual se obtienen dichos nutrientes, se denomina nutrición.
  • Nutrición Escolar Juvenil en Comedores Escolares.
  • Nutrición Escolar en Colegios y Comedores Escolares.
  • Nutrición Escolar Infantil en Comedores Escolares.

¿Qué tipos de nutrientes contienen los alimentos?

  • GLÚCIDOS O HIDRATOS DE CARBONO

    Son nutrientes que se encuentran principalmente en los alimentos vegetales. Su función principal en el organismo es producir energía y actuar de reserva energética.
    Existen dos tipos de hidratos de carbono:
    Simples, entre los que se encuentran el azúcar y los alimentos que lo contienen (como los dulces, los caramelos y los refrescos).
    Complejos (contenidos en los cereales y sus derivados, las patatas y las legumbres).
  • PROTEÍNAS

    Están formadas por cadenas de aminoácidos, que el organismo utiliza principalmente para construir y reparar tejidos. Se encuentran en alimentos de origen animal y también en menor proporción en los alimentos de origen vegetal.
    Se considera que las proteínas animales tienen más calidad que las vegetales puesto que contienen todos los aminoácidos esenciales en cantidades y proporciones requeridas por el hombre. La proteína de origen animal, es por tanto, de alto valor biológico (PAVB). La proteína de origen vegetal se puede diferenciar entre las de mediano valor biológico (PMVB) y las de bajo valor biológico (PBVB).
  • GRASAS O LÍPIDOS

    Son nutrientes que proporcionan principalmente energía al organismo, facilitan el transporte de algunas vitaminas y forman parte de algunas hormonas y de membranas celulares. Se encuentran tanto en alimentos vegetales como animales. Se clasifican en:
    Grasas saturadas: mayoritariamente están presentes en alimentos de origen animal como la carne y derivados, la leche y derivados enteros. También en pastelería, bollería y comidas precocinadas elaboradas con grasas de coco y de palma.
    Grasas insaturadas: se encuentran en el pescado azul, en los aceites de semillas y en los frutos secos.
  • VITAMINAS

    Tan importantes todas para el desarrollo.
  • MINERALES

    Tan importantes todos para el desarrollo.
  • AGUA

    El agua es el principal componente de nuestro organismo. El cuerpo humano tiene un 75% de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta. Alrededor del 60% de este agua se encuentra en el interior de las células y el resto es la que circula en la sangre y baña los tejidos. En el agua de nuestro cuerpo tienen lugar las reacciones que nos permiten estar vivos, transporta el oxígeno y los nutrientes a nuestros tejidos y retira de nuestro cuerpo los productos de deshecho del metabolismo celular.
    Es muy importante consumir una cantidad suficiente de agua cada día para el correcto funcionamiento de los procesos de asimilación y, sobre todo, para los de eliminación de residuos del metabolismo celular.
  • FIBRA

    La fibra dietética es la parte comestible de las plantas o hidratos de carbono análogos resistente a la digestión y absorción en el intestino delgado, con fermentación completa o parcial en el colon y que promueve efectos beneficiosos fisiológicos.

¿Qué son los Requerimientos Nutricionales?

Son las cantidades de todos y cada uno de los nutrientes que necesitamos para lograr un estado nutricional correcto. La Organización Mundial de la Salud recomienda:
50-55% de glúcidos o hidratos de carbono: son macronutrientes cuya principal función en el organismo es proporcionar energía a nuestras células. Los glúcidos más abundantes en la dieta son féculas, los azucares y la fibra. Las féculas (almidones) se encuentran en las legumbres y las patatas. Los azucares son glúcidos simples que aparecen en muchos alimentos, la glucosa está en las miel y en la fruta; la lactosa, en la leche, la sacarosa, en el azúcar común, etc. La fibra es una sustancia abundante en las verduras. No es energética. Su función es facilitar el tránsito intestinal de los alimentos por el intestino.
30-35% de lípidos: cumplen numerosas funciones en nuestro organismo, pero lo más importante es la de suministrar energía. Se encuentran en los aceites vegetales (de oliva, girasol…) y en las grasas animales (tocino, mantequilla, etc.).
12-15% de proteínas: son necesarias para que nuestras células puedan construir su propia materia. Podemos obtener proteínas de alimentos de origen animal (carne, pescado, huevos) y de origen vegetal (legumbres, cereales, etc.).
Ver Gráfica →

Necesidades Nutricionales por Edades

No en todas las edades se tienen las mismas necesidades nutricionales. Dichas necesidades dependen del desarrollo del niño, de su crecimiento y su nivel de actividad física.
Es importante entender este concepto y estudiar todas estas variables para proporcionar al niño una alimentación adecuada a sus necesidades específicas.
Siguiendo este principio, desde Tamar proponemos que se tengan en cuenta los siguientes consejos nutricionales:
  • DE 3 A 6 AÑOS

    Es una etapa esencial en la formación de hábitos alimentarios. Se debe:
    Educar a “comer de todo”.
    Atender las necesidades de energía, por tratarse de un periodo importante de la vida para el normal crecimiento y desarrollo, y de gran actividad física.
    Cuidar el aporte de proteínas de muy buena calidad (carnes, pescados, huevos, lácteos), pues las necesidades son, proporcionalmente, mayores que las de la población adulta.
    Iniciar en el hábito de un desayuno completo.
    Evitar el abuso de dulces, “chucherías” y refrescos.
    Dedicar el tiempo necesario para que el niño aprenda a comer disfrutando. Los alimentos no deben ser percibidos por él como un premio o un castigo.
  • DE 7 A 12 AÑOS

    Las necesidades de crecimiento siguen siendo prioritarias, por lo que hay que cuidar el aporte energético de la dieta controlando el peso y ritmo de desarrollo del niño. Sus preferencias alimentarias se van asentando y hay que orientarlas adecuadamente, pues suelen presionar a la familia para comer sólo lo que les gusta y, con frecuencia, manejan dinero y son autónomos en la compra o elección de alimentos.
    Evitar que abusen de dulces, refrescos, quesos grasos y cremas de untar, y de alimentos muy salados. Existen alimentos imprescindibles que deben tomar para su normal crecimiento y desarrollo, como:
    • A diario: lácteos, frutas, verduras, ensalada, pan.
    • Alternando: carnes y transformados cárnicos, pescados grasos y magros (blancos y azules)y huevos.
    • A lo largo de la semana, combinándolos: legumbres, arroz, pastas.
    Se recomienda moderación en el consumo de bollos, dulces y refrescos y, por supuesto, no deben tomar bebidas alcohólicas aunque sean de baja graduación.
  • DE 13 A 16 AÑOS

    En estos años se produce el denominado “estirón” y se llega a alcanzar la estatura definitiva, lo que obliga a cuidar muy especialmente la dieta, procurando que sea calóricamente suficiente y con un buen aporte de proteínas de alta calidad y calcio. Recordemos que los alimentos son los materiales que utiliza nuestro organismo para formar músculos y esqueleto. Se deben vigilar los excesos para no caer en el sobrepeso o la obesidad.
    La familia debe supervisar el tipo de dietas que siguen los chicos de esta edad, para evitar que hagan, por su cuenta, combinaciones de alimentos absurdas o muy monótonas con la finalidad de adelgazar. Pueden provocarse importantes deficiencias de nutrientes o caer en inapetencias peligrosas, hasta llegar a la anorexia.
    Hay que estimularles para que lleven una vida activa y dediquen parte de su ocio a la práctica de algún deporte. Se debe evitar hacer de la comida una situación de conflicto que interfiera con las relaciones afectivas. Deben ser informados sobre la correcta nutrición y su importancia para la salud, la estética y el bienestar en general.

Distribución de la Alimentación durante el Día

Con carácter orientativo, se propone que las necesidades nutritivas del escolar se distribuyan a lo largo del día en la proporción siguiente:
  • EL DESAYUNO

    El desayuno es una de las tomas del día más importantes y debería cubrir, al menos, el 25% de las necesidades nutritivas del escolar. El tipo de alimentos que lo componen, al ser generalmente muy del gusto de los niños, facilita que esta recomendación se cumpla.
    Las prisas por llegar a la escuela y la somnolencia de los primeros momentos de la mañana, en ocasiones impiden realizar la primera comida del día correctamente, lo que puede provocar una disminución de la atención y del rendimiento en las primeras horas de clase. La familia debe tratar de organizar su tiempo para que el escolar pueda disfrutar de un buen desayuno.
    En España, entre un 10 y un 15% de los niños no desayuna y de un 20 a un 30% lo hace de manera insuficiente; es, pues, muy importante que la familia tome conciencia del problema.
    A media mañana se puede tomar, como refuerzo de los alimentos consumidos en la primera hora del día, una fruta, un yogur o un bocadillo de pan con queso. Con cierta frecuencia, los niños que desayunan mal llegan hambrientos a la hora del recreo y entonces comen demasiado y no siempre lo conveniente: “chucherías”, bollos, etc., que, además, les quitan el apetito en la hora de la comida. No se debe sustituir nunca un desayuno completo por este tipo de alimentos.
  • LA COMIDA

    En los hábitos alimentarios españoles, la comida del mediodía es la más consistente. Al menos, ha de cubrir del 35 al 40% de las necesidades nutricionales diarias del individuo.
    Cada vez es más frecuente que los niños coman en el centro escolar. Los padres deben conocer el plan mensual de comidas y colaborar activamente con la dirección del centro docente para que las dietas que se oferten sean equilibradas. Igualmente deberán tener en cuenta el menú diario para completarlo adecuadamente con las restantes comidas. La fruta ha de constituir el postre habitual.
  • LA MERIENDA

    La merienda suele ser muy bien aceptada por los niños y puede complementar la dieta, porque permite incluir productos de gran interés nutricional: lácteos, frutas naturales, bocadillos diversos, etc.
    La merienda no debe ser excesiva, para que los niños mantengan el apetito a la hora de la cena.
    La denominada “merienda cena” es una opción nutricional aceptable cuando se incluyen alimentos suficientes y variados y se practica ocasionalmente. El consumo, por ejemplo, de un bocadillo de tortilla francesa y queso con una fruta y, antes de ir a la cama, un vaso de leche, puede ser una alternativa eventual a la merienda y la cena.
  • LA CENA

    La cena se elegirá en función de los alimentos ya tomados en las otras comidas del día. Debe ser consumida a una hora no muy tardía para evitar que la proximidad al momento del sueño impida que los niños duerman bien.
    Como platos propios de la cena se sugieren purés sopa o ensaladas, y, como complemento, carnes huevos y pescados dependiendo de lo que se haya tomado en la comida del mediodía. Como postre: fruta y lácteos.
  • UN PROBLEMA: EL PICOTEO

    Se ha expuesto una distribución de alimentos a lo largo del día que permite que el escolar haga una alimentación saludable. Sin embargo, existe una mala costumbre que, por desgracia, va creciendo: el “picoteo”, que se practica a cualquier hora y a base de alimentos que, generalmente, contienen grasa, azúcar y sal en exceso.
    El escolar que “picotea” consume dulces, zumos, refrescos, “chucherías”, pasteles, bollos, helados, etc. Este hábito contribuye a que aumente de peso, incorpore calorías vacías a su dieta y, a la larga, pueda convertirse en un obeso. Al valorar estos alimentos se observa que, en la mayoría de los casos, contribuyen ampliamente a cubrir las necesidades energéticas, pero carecen de otros nutrientes indispensables para el equilibrio de la dieta.

La Dieta Mediterránea

Numerosas investigaciones han confirmado las propiedades saludables de la dieta mediterránea. Esta dieta consiste en un estilo de vida basado en una dieta equilibrada y variada en la que predomina los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionales del mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid. Estos alimentos y su tratamiento culinario dan lugar a un estilo de vida que se complementa con unos hábitos (por desgracia cada vez menos frecuentes) saludables como el deporte moderado al aire libre. Los alimentos que constituyen la base de esta alimentación son:
El pan y la pasta, como principal fuente de hidratos de carbono. El aceite de oliva como principal fuente de grasa. Las hortalizas, las frutas, los frutos secos y las legumbres aportan a esa dieta gran cantidad de fibra y antioxidantes. El pescado, las aves de corral, los productos lácteos y los huevos como principal fuente de proteínas, con un menor consumo de carnes y grasas animales.
  • Dieta Mediterránea en Colegios y Comedores Escolares.
  • Dieta Mediterránea en Colegios y Comedores Escolares.
  • Menú escolar
  • Menú escolar
  • Menú escolar
  • Menú escolar
  • Menú escolar
  • Menú escolar

Recuerda

Para realizar una correcta nutrición y estar sano es necesario beber mucho líquido, asearse todos los días para estar limpio, hacer ejercicio a diario, descansar lo necesario, realizar 5 comidas al día y no comer frituras ni chuches.
Siguiendo estos consejos tendrás una buena alimentación: una alimentación sana y equilibrada que será muy necesaria para poder rendir adecuadamente.
Una alimentación sana es fundamental para el desarrollo y para crecer fuerte y de forma saludable. Si tienes consultas que hacer, no dudes en preguntarle a nuestros dietistas y nutricionistas tus dudas o consultas.
Subir